Grau - Euwe

 









 


 

Nota Editorial:  El material que contiene esta web está protegido por los derechos de autor, si usted es webmaster, maestro de ajedrez o monitor de ajedrez y desea reproducir esos comentarios en su web, blog, o clases, puede realizarlo siempre que cite al autor, la fuente web y establezca un link a esta dirección: Aprender ajedrez con Inforchess

Acceda a nuestro índice de notas:  Post de Actualidad en Ajedrez

Visite nuestra tienda de ajedrez:  Tienda de Ajedrez

 

Un libro Imprescindible.

La creación de una escuela, de una corriente, de un estilo, nace de la identificación de los paradigmas que la caracterizan. Dicha identificación puede estar en la tradición oral, pero es necesario una labor tediosa y sistemática que transforma lo inasible en algo concreto, en una hipótesis, donde aplicar el método de la ciencia y mejorar las expectativas, reformular políticas, sentar las bases de uno o varios proyectos, en suma, de progresar.

Pero es esencial aislar los valores, identificarlos, mejorarlos. Durante años hemos sentido hablar del ajedrez argentino y no tenemos claro que caracterizaba, sólo referencias de los grandes jugadores (no voy a nombrar a ninguno, dado que es una formar de nombrar a todos), del match de Capablanca y Alekhine en 1927, de la Olimpiada de 1939 en Buenos Aires, de la dorada década de los años cincuenta, etc. El reciente ensayo del GM Juan Sebastián Morgado sobre los inicios del ajedrez argentino, llamado "Los años locos del ajedrez argentino" busca llenar ese vacío, transformar lo inasible.

En realidad, este trabajo tiene una larga secuencia de pequeñas obras donde Morgado va apoyando este monumental libro. Abarca el período entre 1905 y 1925; cómo se fue gestando los inicios de la Federación Argentina y cómo se afianzó una verdadera escuela, lenta pero segura. El aporte de los maestros que se quedaron en 1939 encontró un campo fértil que se gestó justamente en estos primeros años; había un nivel muy fuerte ya hacia 1925. Es más, los exitosos resultados de la Olimpiada de París en 1924, no fueron casuales.

En "esos años locos" Argentina estaba entre los primeros países del mundo, ayudó a fundar la FIDE, sus representantes participaron en torneos importantes y sentaron las bases de obras referenciales de la literatura ajedrecística para las décadas siguientes. No puedo menos que felicitar al maestro Morgado por el valioso, crítico, ameno, interesante, profundo, completo e imprescindible trabajo que ha brindado al ajedrez. En momentos de controversia política dentro de la FADA, sería muy bueno que los dirigentes estudien, desmenucen y referencien esta obra, para aprender, para no equivocar el camino.

Sería como un cursus honurom antes de aspirar a un lugar desde donde se marcan los destinos de otros. Vayan mis plácemes, pues, a un incansable trabajador como es el GM Morgado.

Veamos una partida de esa época.

 

 

(17) Grau, Roberto - Euwe, Max [D48]
Paris ol Paris ol (3), 1924
[JLF]

 

 

 

 1.d4 d5 2.Cf3 Cf6 3.c4 c6 El futuro Campeón Mundial (1935-1937) escoge la defensa Eslava, arma que le será útil toda su vida y en la cual era un reputado teórico. 4.e3 A su vez, el futuro Campeón Argentino (1926, 1927, 1928, 1934, 1935 y 1938) evita las complicaciones de ceder el peón de c4, típicas de la Eslava y escoge un tratamiento más seguro, defendiendo el peón atacado. 4...e6 Llegamos a la Defensa Semieslava, también muy conocida y rica en contenido, aunque menos aguda. La diferencia es que las negras no desarrollan el alfil dama fuera de la cadena de peones como en la Eslava. [No es claro 4...Af5 5.cxd5 cxd5 6.Db3 Dc7 7.Cc3 e6 no promete mucho al primer bando. 8.Ad2 Cc6 9.Ae2 Ae7 10.0-0 0-0 11.Tfc1 Ag4 12.Dd1 Tfc8 13.h3 Axf3 14.Axf3 Dd8 15.Ae2 Ca5 16.b3 Cc6 17.a3 1/2-1/2 (17) Panno,O (2545)-Pachman,L (2510) Netanya 1975; Las blancas tienen buenas perspectivas en caso de 4...Ag4 aunque la siguiente partida ponga en entredicho el porcentaje: 5.Cc3 e6 6.h3 Ah5 7.g4 (7.Db3!? ) 7...Ag6 8.Ch4 Ab4 9.Db3 De7 10.Ad2 0-1 (36) Gelfand,B (2777)-Anand,V (2773) Zuerich 2014] 5.Cc3 Cbd7 6.Ad3 dxc4 Una idea perfeccionada por el gran Akiba Rubinstein, que ganó rápidamente adeptos luego del certamen de Merano, de ese mismo año. Originalmente ya la había usado Ossip Bernstein con Capablanca diez años antes. 7.Axc4 b5 Este despliegue justifica la idea del negro; en el fondo se trata de dar vida al "ominoso alfil dama" por la gran diagonal. 8.Ad3 Lo mejor, pues el alfil sostiene el cuadro e4, apunta al flanco rey en caso de un enroque, etc. 8...a6 Así se puede avanzar el peón a c5. 9.0-0 Poner el rey en seguridad antes que el centro se abra es lógico por aquellos años. [También se ha jugado 9.e4 que debe ser más enérgica que la textual.] 9...c5 10.De2 Ab7 11.b3 Grau sigue lo razonable: evita la expansión y le da vida a su alfil dama. [Acaso 11.a4 sea posible: 11...c4 12.Ac2 b4 y los peones negros se alejan de sus bases, si bien son muy molestos.] 11...Ae7 Diagrama

[Unos años después se registró la siguiente secuencia: 11...Tc8 12.Ab2 Ae7 13.Tac1 0-0 14.Tfd1 Db6 15.Ab1 Tfd8 con buen juego; 0-1 (63) Olsen,A-Rubinstein,A Hamburg 1930] 12.Ab2 Con el peón aislado el alfil no está muy feliz en b2... [Al parecer, no es tan efectivo 12.Td1 cxd4 13.Cxd4 (>=13.exd4 ) 13...0-0 14.Ab2 Da5 15.Tac1 (15.a3!? ) 15...Tac8 16.Ab1 Ab4! con ventaja al segundo bando; Â1/2-Â1/2 (31) Hoenlinger,B-Lokvenc,J Vienna 1926] 12...0-0 13.Tac1 Las torres a las columnas semiabiertas. [13.Tad1 cxd4!? 14.exd4 Cb6 15.Ab1 Cbd5-/+ ] 13...Da5 14.Ab1 [14.a3 cxd4 15.exd4~~ ] 14...Tfd8 15.dxc5 Para jugar e4 oportunamente y porque el peón aislado no parece conformar a Grau. 15...Cxc5 16.Tfd1 [16.Ce5 para f3 y e4. 16...Ccd7! 17.Cxd7 Txd7 18.Tfd1 (18.e4? Tad8-/+ ) 18...Tad8 y el negro parece mejor.] 16...b4 17.Txd8+ Axd8?! Era mejor capturar de torre. Euwe piensa colocar el alfil en c7 para atacar el flanco rey. 18.Cd1 Cce4 Para despejar el paso de la dama por la quinta fila. 19.Ad4 Ac7 20.Axf6 Una jugada difícil; desprenderse del alfil, la pareja de alfiles...Dorfman se agarraría la cabeza. [20.Ce1!? era más cauto.] 20...Cxf6 21.e4 Para recuperar espacio. 21...Af4! 22.Tc4 Dh5 Diagrama

Euwe tiene una posición más agradable. 23.Ad3 [No 23.Txb4 por 23...Axh2+ 24.Rf1 Ad6 (24...Ac7?? 25.Dc2+- ) 25.Txb7 Dh1+ 26.Cg1 Ah2-/+ ] 23...a5 24.Cb2 [24.h3 Cd7 25.Cb2 Cb6 26.Tc2 a4=/+ ] 24...Aa6 Diagrama

Un error interesante; Euwe cambia alfiles y deja mejor al argentino. [24...Cd7 25.h3 Cb6 como en el comentario anterior.] 25.Tc2 Axd3 [25...Ab7!? ] 26.Dxd3 [Claramente 26.Cxd3 era muy superior.] 26...Tf8 [26...g5 es posiblemente mejor.] 27.Cc4 [27.h3!? ] 27...h6 28.g3 Ac7 [>=28...Ab8 ] 29.Rg2 Dg6 El maestro holandés ha perdido la orientación. [29...Td8!? 30.De3+/= ] 30.Ccd2 Af4 31.Tc5 [31.Dd4 Axd2 32.Cxd2+/- y el ala dama negro está a merced de Grau.] 31...Axd2 32.Cxd2 Cd5 Diagrama

El quid de la maniobra de Euwe. 33.Df3 Cc3 34.Txa5 Td8 35.De3 Df6 [Entregar la calidad no alcanza: 35...Txd2 36.Dxd2 Dxe4+ 37.f3 Dc6 38.a3! es indudable.] 36.Cc4 Cd1 37.Df3 De7 38.e5! Diagrama î€/\ Ahora sí Grau toma el pulso del encuentro con mano firme. 38...Td4 39.Cd6 Td2 40.Ta8+ Rh7 41.Te8! Llega primero. 41...Da7 42.Ce4 Defensa y ataque! 42...Td4 43.Cg5+! Diagrama

43...Rg6 44.Cxe6!! Diagrama

La clave de la secuencia de Grau. 44...Ce3+ [Y no 44...fxe6 por 45.Txe6+ Rg5 (45...Rh7 46.Df5++- ) 46.h4+ y mate en pocas movidas más.] 45.fxe3 Td2+ 46.Rh3 Dd7 47.Dg4+ 1-0

Jorge Luís Fernández
24 de Febrero de 2014

Desde Mendoza, Argentina

 

© INFORCHESS - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Aviso Legal  Protección de Datos

Generated with ChessBase 9.0